De todas las especies que existen en este grupo de animales marinos los más característicos son los peces con cerca de 16.000 especies. De los cetáceos hay unas 80 especies. La mayoría de animales se concentran en el zooplancton puesto que son animales de muy pequeño tamaño. La biodiversidad marina es mucho menor que la terrestre debido a la uniformidad del ambiente. Otro factor limitante para el desarrollo de esta biodiversidad es la escasez de algunos recursos que son determinantes para la vida como la cantidad de luz.

Entre las características esenciales de los animales marinos encontramos el hecho de requerir un medio compuesto por agua con un alto contenido en sales para poder vivir. Como hemos  mencionado al principio del artículo, se requiere una serie de adaptaciones que les permite habitar en dicho ambiente, dependiendo del tipo de animal. Por ejemplo, si nos vamos a los peces e invertebrados marinos vemos que poseen un sistema respiratorio que les posibilita poder absorber el oxígeno que se encuentra disuelto en el agua. Por otro lado, hay peces pulmonados que pueden aprovechar el oxígeno atmosférico.

Los mamíferos marinos son aquellos que están provistos sólo de pulmones y retienen ascender regularmente a la superficie para respirar aire. Los animales acuáticos deben resistir concentraciones variables de sales en el medio y de temperatura del agua marina. Para poder soportar todas estas condiciones ambientales presentes en los ecosistemas acuáticos se requieren una serie de adaptaciones que han tenido lugar a lo largo de millones de años.

El grupo de los animales marinos incluye tanto animales vertebrados como invertebrados. Abarcando el primer grupo vemos a los peces, reptiles, mamíferos y aves marinas. En los invertebrados tenemos otro grupo más numeroso que incluyen los gusanos marinos, equinodermos, esponjas, crustáceos y moluscos.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat